Autores Publicaciones por Javier Ponce Gambirazio

Javier Ponce Gambirazio

Javier Ponce Gambirazio
50 MENSAJES 0 Comentarios
Psicólogo clínico, escritor y cineasta. Con siete libros publicados y varios documentales, ha sido catedrático de la Facultad de Psicología y de las maestrías de Medicina y Educación de la Universidad Peruana Cayetano Heredia.

El Studio One, por Javier Ponce Gambirazio

A veces debo destruirlo todo para volver a nacer. Aunque el cuerpo me quede tullido y no renazca por completo; aunque tenga la estantería repleta de cadáveres y la única oportunidad se haya marchado...

Morbo por Beto, por Javier Ponce Gambirazio

En la película Todo sobre mi madre, Antonia San Juan interpreta a La Agrado, una transexual que enumera sus operaciones en un monólogo en el que termina diciendo: “Una es más auténtica cuanto más...

El company, por Javier Ponce Gambirazio

En el año 1984, el pintor Alfredo Velarde, el empresario Pedro Mas y la melómana Liliana Sugobono decidieron crear en Lima una discoteca exclusiva que siguiera la línea del legendario Studio 54 de Nueva...

El escrúpulos, por Javier Ponce Gambirazio

EL ESCRÚPULOS quedaba en la avenida Larco, a media cuadra de 28 de Julio en Miraflores. Una zona bastante luminosa. Sin embargo, para acceder al bar había que caminar por un pasadizo largo y...

El Querelle, por Javier Ponce Gambirazio

EL QUERELLE quedaba al final de la avenida Larco. El nombre significa pelea en francés y era un homenaje a la icónica película Querelle dirigida por Fassbinder y basada en la novela Querelle de...

La Lima que se va, por Javier Ponce Gambirazio

LA LIMA QUE SE VA fue el primer bar que vi morir. Era refugio de condenados y tenía la apariencia de un infierno. Un antro en todo el sentido de la palabra. Sucio, oscuro...

El arcoiris en las manos, por Javier Ponce Gambirazio

No te voy a engañar. Cuando termina esta obra, no estás feliz. Tampoco estás triste. Te quedas paralizado. Te secas las lágrimas y nada te borra la sonrisa. No paras de aplaudir. De pie....

Abre la puerta, por Javier Ponce Gambirazio

Es difícil imaginar cómo sería la comida peruana si, resguardada en su esencia purista, no se hubiera dejado influenciar por la diversidad de sabores, condimentos y cocciones de chinos, negros, españoles y moros. Felizmente...

Me perdono, por Javier Ponce Gambirazio

Un día digo basta. Hasta aquí nomás. Como si fuera mi propio hijo, me siento sobre mi regazo y decido dejar de golpearme, como tantas veces lo hice. Paso un dedo por mi equipaje...

Virgen nuestra, por Javier Ponce Gambirazio

Quien quiera hacerse a la mar, no olvide llevar un lápiz de labios. Sin él, los besos no dejarían rastro. Y un beso que se olvida es como un puñal furioso que se clava...

Madre postiza, por Javier Ponce Gambirazio

Mi generación creció cultivando el espanto en una macetita que se regaba todos los domingos. Por las mañanas cerrabas el puño simulando una piedra y, siguiendo una interminable coreografía de ponerse de pie y...

El espejo de Bambi, por Javier Ponce Gambirazio

Llega al colegio el primer día de clases muerta de miedo de que descubran su secreto. Teme que un padre o algún profesor la pueda reconocer. Cruza el patio esperando los murmullos, pero no...

Mañana por ti, por Javier Ponce Gambirazio

"Primero vinieron a buscar a los comunistas y no dije nada porque yo no era comunista. Luego vinieron por los judíos y no dije nada porque yo no era judío. Luego vinieron por los sindicalistas y...

Sal del clóset, por Javier Ponce Gambirazio

Si hoy puedes ir a una discoteca gay sin que te detenga la policía, si tus padres no te echan a la calle, si tus amigos no te apartan como un apestado, ni pierdes...

Sin Patria, por Javier Ponce Gambirazio

¡Regrésate a tu país! es el grito que más escuchan los inmigrantes. Son las primeras palabras que aprenden en ese idioma ajeno que no termina de acogerlos. Es un hierro candente que deja en...

Todo desapareció, por Javier Ponce Gambirazio

  - Mi mamá me sigue llamando por mi nombre de hombre, aunque la mayoría de las veces hace como si no existiera. Quizás eso sea preferible a los insultos. A veces llego a la...