La conocida compañía de taxis por aplicación, Uber, perdió la licencia para operar en Londres la cual se vencerá el 30 de setiembre y no será renovada. El organo regulador inglés consideró que la empresa no está facultada para poseer una licencia de operador de contratación privada.

Sin embargo, la empresa seguirá funcionando dado que apelará la decisión anunciada hoy. Tiene un plazo de 21 días para hacer efectiva la apelación.

La autoridad cree que la conducta de Uber demuestra “falta de responsabilidad corporativa”, basándose en una serie de problemáticas generadas que tienen implicaciones potenciales para la seguridad. Uber estaba en la mira de los sindicatos, reguladores y el sector tradicional del taxi por sus condiciones laborales.

Sin embargo, la decisión afectará a los 40.000 conductores que trabajaban en la ciudad con Uber y será un duro golpe para la aplicación, que tiene en Londres una de sus grandes bases.

A la fecha, Uber continúa funcionando sin problemas en el Perú, aunque se han reportado denuncias por la falta de control en la selección de sus choferes. La regulación por parte del Estado, en el caso peruano, no es fuerte.