chile

De terror. El rechazo a la pedofilia y a la violencia contra la mujer ha llegado a tal nivel en el hermano país de Chile que, para protestar, un grupo de personas ha colgado de un puente varios maniquíes de hombres para exigir la legalización de la pena de muerte.

Y es que en ese país, al igual que en el Perú con el caso Jimena, la sociedad ha quedado impactada luego de conocerse los casos de las menores Emmelyn, Sophia y una niña de Rancagua. Todas ellas fueron violadas por un adulto desconocido, en el caso de la primera; por su propio padre, en el caso de la segunda; y por dos secuestradores, en el caso de la última. Para desgracia del pueblo chileno, tanto Emmelyn como Sophia fueron asesinadas luego del ultrajo.

Este lunes, durante la mañana, captaron en el sector del puente Los Candados en Providencia una agresiva e insólita manifestación para exigir la legalización de la pena de muerte.  Se trata de maniquíes colgados del puente como si se tratasen de cadáveres, con un mensaje que dice “pedófilos muertos, problema resuelto”.

Hasta ahora nadie se ha adjudicado esta intervención urbana. Sin embargo, en el lienzo figura las iniciales MSP que corresponderían al “Movimiento Social Patriota” entre cuyas banderas está la lucha contra la pedofilia.