No tardó ni tres días en cumplir la amenaza que había pronunciado respecto de sacar del aire a la cadena estadounidense CNN. El gobierno dictatorial de Venezuela, presidido por Nicolás Maduro, agumentó que dicho medio “agredía a la patria”.

“El procedimiento se hace en virtud del contenido que viene difundiendo la citada cadena de noticias de forma sistemática en el que presenta de forma clara contenidos que constituyen agresión directa contra la patria venezolana”, ha informado Conatel, ente regulador de las telecomunicaciones con el país.

En un comunicado al país, Conatel acusa a CNN de emitir argumentos sin probar que “difaman y distorsionan la verdad”, dirigiendo las mismas a probables incitaciones de agresiones externas en contra de la soberanía” venezolana.La cadena de noticias, que hasta hoy se veía en el país a través de las llamadas cableras (televisión por cable), se ha convertido con el paso del tiempo en uno de los pocos referentes audiovisuales en la Venezuela revolucionaria, ante el control informativo absoluto de las teles públicas y la autocensura de los canales privados.

Otra televisión internacional crítica con el chavismo, NTN24, fue sacada de pantalla el 12 de febrero de 2014, mientras retransmitía en directo la histórica manifestación de los estudiantes contra el gobierno. La revolución ha aumentado sus tradicionales críticas contra CNN desde noviembre, cuando se alineó junto a Donald Trump y la acusó de favorecer la campaña de Hillary Clinton y de arremeter contra el candidato republicano usando formas parecidas a las que, asegura, también emplean contra el Ejecutivo bolivariano.

La presión gubernamental alcanzó un punto de no retorno cuando Nicolás Maduro exclamó el pasado domingo, durante su programa semanal de televisión, unas frases repetidas hasta la saciedad en las últimas horas: “Fuera CNN de Venezuela! ¡Bien lejos de nosotros! Los asuntos de los venezolanos los resolvemos los venezolanos!”.