akihito

En agosto de 2016, este diario informó en esta nota sobre las intenciones del Emperador de Japón, Akihito, de abdicar al trono japonés. Hasta el momento no lo ha hecho por diversas prohibiciones de ley que, a diferencia de otros países, son estrictas en el país asiático.

Sin embargo, el panorama ha cambiado a favor del octogenario emperador. Y es que el Gobierno impulsó esta semana un proyecto de ley que, si recibe la venia del Parlamento, permitirá a Akihito lograr sus objetivos.

De 83 años de edad, el Emperador dijo el año pasado que su edad y su salud le estaban dificultando cumplir con sus funciones oficiales. Sería la primera vez que un emperador japonés renuncia desde el emperador Kokaku en 1817.

El proyecto de ley pasará ahora al Parlamento, donde se espera que sea aprobado. Sin embargo, aunque la mayoría del pueblo japonés aprueba el retiro de su emperador, el primer ministro Shinzo Abe ha dejado claro que esta ley solo será válida para la abdicación de Akihito y que no quiere sentar un precedente permanente que altere la ley imperial que gobierna los procesos de sucesión en el trono.

Se espera que tras la aprobación de la ley única, comience un plazo de tres años para el retiro de Akihito al Trono de Crisantemo.