Guillermo Riera, el empresario y principal sospechoso del fatal accidente ocurrido en la Costa Verde que dejó tres víctimas mortales al impactar su camioneta contra dos motocicletas, llegó al Perú y se presentó a la Comisaría de Barranco a rendir su manifestación.

Riera ingresó sin ningún tipo de impedimento al país, pues como la investigación sigue en proceso, el Ministerio Público y la Policía aún no han emitido orden de captura. Ante esto, los familiares de las víctimas pedían que se lo acuse de homicidio para que se solicite su detención.

El presunto implicado viajó tan solo horas después del accidente con destino a Estados Unidos. El retorno al Perú estaba programado para el 5 de junio, sin embargo, el hombre de negocios adelantó su regreso.

Juan Alberto Yarlequé Purizaca, quien el día del accidente se acercó a la comisaría a identificarse como el responsable del hecho y que poco después, se contradijo, señalando que no conducía él, se acercó también a la comisaría y volvió a afirmar que él manejaba el vehículo..

Pese a esto, el 13 de mayo un testigo venezolano indicó haber visto a Riera bajar del vehículo inmediatamente después del choque, para luego subir a un taxi y abandonar a las víctimas en la pista.

Quien sea hayado responsable podrá ser denunciado por los cargos de homicidio culposo, abandono de personas en peligro, encubrimiento real y lesiones graves.