KFC


La cadena de comida rápida KFC se vio obligada a cerrar más de 700 restaurantes en Reino Unido por falta de pollo, ya que hubo un problema de distribución de la empresa alemana DHL.

La firma publicó una lista de los 254 establecimientos que seguirán operando en el país con normalidad. Cabe mencionar que en el mercado británico existen más de 900 locales de la fast food, donde 700 de ellos tuvieron que permanecer cerradas en la tarde, según comunicó en su cuenta oficial la compañía.

Algunos locales estarán ofreciendo versiones limitadas de su menú y horarios de atención restringidos. El problema de la falta de pollo es tan severo, que KFC no puede decir cuándo reiniciará operaciones con normalidad.

En varios de los locales se observa un cartel que dice: “Lo sentimos, estamos cerrados. Servimos nuestros pollos frescos en nuestros restaurantes, pero hemos tenido algunos inconvenientes con la entrega de hoy. No queremos estar abiertos sin ofrecer nuestro menú completo, pero volveremos a las freidoras tan pronto como podamos”.

La falta de pollo parece haber surgido debido a problemas con el sistema de entregas de la distribuidora DHL, que recientemente sustituyó al servicio de Bidvest Logistics, el cual trabajaba antes con KFC.

En otro comunicado, DHL pidió disculpas y admitió que tenía “problemas operacionales” y trabajaba “con KFC y sus socios para restablecer la situación”.

MÁS EN NEGOCIOS

Dejar respuesta