Eduardo Herrera Velarde

Consultor en prevención penal y estrategias de lucha contra la corrupción.

Diera la impresión que todo está perdido. Diera la impresión que la corrupción ha tomado todos los niveles del Estado peruano, todas las autoridades, todas las personas. Diera la impresión.

Cuando empezamos a procesar el impacto del caso Odebrecht, nos cae un huaico; un huaico no solo de barro. Con el desastre natural que golpeó a nuestro país, ahora toca examinar ¿por qué no se hizo nada o poco en prevención? ¿por qué se permitió que personas por necesidad vivieran expuestas a un desastre?

La carencia de prevención nos señala la necesidad de reacción; ahora a mayor costo. Y viene el desgaste de los señalamientos, como una guerra de comida en un salón de clases infantil…todos manchados.

No es el fin del mundo, no es que todo está perdido. Es el inicio de una nueva historia, de un nuevo Perú. Hay que aprender.

Somos testigos de un sistema de administración de Justicia que funciona. Seguramente con sus bemoles, pero con pronunciamientos ejemplares. Hemos aprendido a poner luces a los juicios y eso ha aumentado el rigor de la sanción. Nadie se puede torcer.

Por la razón o por la fuerza de la Ley, se está produciendo un cambio. Un nuevo inicio. Es un momento de re fundación.

Las impresiones son eso. Son enfoques variados de un mismo punto de vista. La verdad no es propiedad de nadie, tiene varios lados. Yo escojo mirar la crisis como una oportunidad.