unión civil
Federico Prieto Celi

Ex director de ‘La Prensa’, doctor en derecho, periodista y analista político

Hace un par de semanas la Primera Sala Civil de la Corte Superior de Justicia de Lima declaró parcialmente nula la Resolución Ministerial 281-2016-Minedu, con la que fue aprobado el Currículo Nacional de Educación Básica vigente desde el 1 de enero del 2017, en lo que se refiere al polémico enfoque de igualdad de género. Ello provocó un enorme disgusto en el equipo dedicado a elaborar y aplicar dicho plan de estudios escolar. Da pena comprobar, de otro lado, que ni el presidente de la República ni el primer ministro se ocupan de este tipo de debates, dejando al ministerio del ramo que se mantenga en sus trece, a pesar de la voluntad del pueblo.

La larga huelga de maestros, la convocatoria al Congreso de la ministra de Educación y la vuelta a la escuela de los alumnos que habían estado de obligadas e inesperadas vacaciones, parece haber opacado ante la opinión pública el importante pronunciamiento judicial a favor de la participación de los padres en la educación de sus hijos.            La respuesta del poder judicial a la demanda de acción popular presentada en enero de este año por la asociación civil Padres en Acción –organización sin filiación partidaria ni religiosa-, que inició este proceso judicial, demuestra también que cuando la ciudadanía tiene una firme convicción sobre una materia importante, como es la educación de los hijos, su determinación de defender libertades y derechos tiene un eco positivo en la justicia.

El Ministerio de Educación no ha convocado a Padres en Acción para elaborar los cambios ordenados por el poder judicial, sino que se ha limitado a apelar la sentencia, ganando tiempo mientras continúa imponiendo en escuelas y colegios la ideología de género, que quiere ser asimismo una política trasversal. La política transversal consiste en exigir a todos los ministerios que implementen una política de género en aquellas actividades próximas a la formación ciudadana, labor que de una u otra manera siempre existen en todos los sectores del estado.

La consigna de lavar el cerebro de la población, para el ministerio de Educación, está por encima de los derechos constitucionales, leyes de educación y procedimientos democráticos que vulnera actualmente el Currículo Nacional de Educación, mediante un enfoque anti-científico de la sexualidad, que va asimismo contra el derecho natural.

Concretamente, la Sala, presidida por la jueza Ana Valcárcel, dispuso anular el texto del acápite II de la guía pedagógica que detalla: “Si bien que aquello que consideramos femenino o masculino se basa en una diferencia biológica sexual, estas son nociones que vamos construyendo día a día, en nuestras interacciones”. Este texto vulnera, de acuerdo con el juzgado, los artículos 7 y 22 de la Ley General de Educación (Ley 28044), los cuales fijan que las políticas educativas se construyen y desarrollan ‘en el actuar conjunto del Estado y de la sociedad’, y ‘la sociedad tiene el derecho y el deber de contribuir a la calidad y equidad de la educación’, respectivamente. El dispositivo judicial exhorta al ministerio de Educación a ‘promover y/o implementar un mecanismo específico, democrático, deliberativo, transparente y efectivo, para que la sociedad y los padres de familia participen bajo las diversas modalidades en la formulación de las políticas públicas en educación’, lo que ha caído en saco roto. La resolución judicial ha sido elevada a la Corte Suprema, que decidirá ratificar o revocar la anulación parcial del enfoque de igualdad de género en el currículo escolar.

Lucidez.pe no necesariamente comparte las opiniones presentadas por sus columnistas, sin embargo respeta y defiende su derecho a presentarlas.

  • Willson Isaac Barrueta Barruet

    Comparto la opinión del Sr. Prieto y agrego lo siguiente: El poder económico y político del lobby LGTB debe ser combatido por el mismo presidente, es menester que el pueblo alce la voz para que escuche. No a la colonización ideológica!

  • Amparo Torres de Sager

    De acuerdo con su enfoque al tema. Felicito a los padres de familia y a la sociead peruana por por la reacción, oportuna y actuar para defender a sus hijos.
    La artillería de esta descabellada, anticientífica y anti natural ideología está dirigída a destruir emocionalmente a nuestros ninós y el estado no puede ser complice de eso.
    Hasta ahora el presidente y los ministros han actuado en contra de l os interéses y bienestar de los educandos, priorizando el cumplirmiento de una agenda internacional de dominación, de espaldas a los padres de familia.
    Bajo el disfráz de igualdad de oportunidades, pretenden introducir a como de lugar esta despropósito ideológico, creando, leyes para intimidar a la pobalción como si todos fueramos criminales . Esparamos que el Ministro actual sea conciente de la tarea que le toca efrentar para desechar de plano esa posibilidad. El pueblo peruano se lo agradecerá.