El expresidente peruano Ollanta Humala Tasso acudió a la Segunda Fiscalía Anticorrupción, que investiga el proyecto Gasoducto Sur Peruano.

Tras presentarse señaló estar siempre a disposición de las autoridades, y expresó su voluntad de acatar las medidas dispuestas por el Ministerio Público y el Poder Judicial.

Precisó también que acudió a la Segunda Fiscalía Anticorrupción como testigo, y que su citación será reprogramada.

Asimismo, aseguró que no pertenece al club de presidentes prófugos, haciendo referencia a lo que señaló el exmandatario Alan García, quien dijo ayer:

“Yo le puedo garantizar que no tenía ningún conocimiento ni nada que ver con eso [los pagos de sobornos que hizo Odebrecht a Jorge Cuba], de manera que a mí no me metan en la pandilla de los ex presidentes”.

Humala explicó que trabaja en su partido político, que vive y tiene arraigo en el Perú, y que en ningún momento se ha ido del país.

Comentó sobre la presencia García en el Perú, quien declaró ante la misma fiscalía por el gasoducto. Humala opinó que “nadie quisiera estar en el mismo saco”, pero que le alegra que haya acudido al llamado de las autoridades.

“Obviamente no pertenezco al club de presidentes prófugos o que se van fuera del país a vivir”, agregó.

Con respecto al gasoducto, el exmandatario sostuvo que se trata de un proyecto fundamental para que el gas beneficie a la macrorregión sur, no solo a Lima. Dijo también que espera que el proyecto sea relanzado en mejores condiciones.

Además señaló que si hubiera existido algún acto de corrupción en torno al proyecto se debió haber aplicado la cláusula anticorrupción. Según afirmó, el peritaje hecho por el Ministerio Público indica que no hay señal de perjuicio económico para el Estado, como sugirió García al decir que el sobrecosto en el gasoducto y la decisión de trasladar ese gasto a los recibos de luz se produjo durante la gestión de Humala Tasso.