Moody’s, la agencia de calificación de riesgo que realiza la investigación financiera internacional y el análisis de las entidades comerciales y gubernamentales pide que el gobierno peruano implemente políticas que incrementen los ingresos fiscales.

En un informe emitido el miércoles 23 de agosto, la agencia mantuvo la calificación crediticia de largo plazo del Perú en el grado de inversión A3 con perspectiva estable. Además, añadió que la decisión fue impulsada por la estabilidad macroeconómica y de resilencia a los choques múltiples, la trayectoria estable de la deuda pública y el control de las cuentas fiscales.

Otro factor importante que, se mantuvo en la última década, para que el país continúe con su calificación estable fue mantener el carácter estricto de adherirse a los límites del déficit fiscal. Los activos financieros brindan un buen soporte para el fortalecimiento de la credibilidad de la nueva trayectoria del déficit fiscal para el periodo 2017 – 2021, que sería orientado al proceso de reconstrucción de la infraestructura dañada por el Fenómeno El Niño Costero (FEN).

Moody’s resaltó los desafíos crediticios que tiene el Perú, como el sistema judicial débil, la corrupción, un gran sector informal y una burocracia ineficaz existente en gobiernos locales y regionales . La agencia indicó  que, “las actuales propuestas de reforma tratan de abordar algunas de estas cuestiones, incluida la reforma del mercado de trabajo y los cambios en la estructura de gobernanza política del país, pero un progreso tangible llevará tiempo y continuará los esfuerzos de reforma”. Es por ello que aún se encuentra en proceso para continuar el fortalecimiento.

A diferencia de otros países, el Perú es el único país que ha mantenido dicha calificación estable, pues el resto ha bajado su calificación crediticia o tiene perspectiva negativa, como el caso de Colombia que pasó de calificación estable a tener una calificación negativa.